Farmacia Albareda Pérez, donde está instalado el desfibrilador que se usó el pasado viernes.

Un cliente de un bar próximo a una farmacia sufrió el pasado viernes una parada cardiorespiratoria

El pasado viernes un desfibrilador de Barcelona Salut instalado en la farmacia Albareda Pérez de la calle Industria, número 206 de Barcelona, salvó una nueva vida, en este caso de un ciudadano de mediana edad que se encontraba en una cafetería muy próxima a la farmacia.

Tras sufrir una parada cardiorespiratoria, un empleado del establecimiento se desplazó a la farmacia para retirar el desfibrilador y entregárselo a una enfermera, también clienta de dicha cafetería, que aplicó una descarga con la que consiguió reanimar al ciudadano.

Pocos minutos después, una ambulancia del SEM trasladó el enfermo al hospital de la Creu Roja, próximo al lugar del suceso.

Con esta actuación se contabiliza un total de 16 vidas salvadas en los últimos dos años en la Ciudad Condal, gracias a la acción de los desfibriladores que la Fundació Barcelona Salut tiene instalados en farmacias, mercados municipales, estaciones de TMB, etc.