Autor: BarcelonaSalut Página 3 de 51

Entrega diplomas cursos R.C.P. Guardia Civil Cataluña

El pasado 1 de febrero se celebró en la Comandancia de la Guardia Civil de Barcelona en Sant Andreu de la Barca, el acto de entrega de los títulos acreditativos de haber superado el curso reglado de RCP y uso de desfibrilador portátil, organizado por la Fundación España Salud a la 1ª promoción de 100 guardias civiles de las cuatro provincias catalanas. Estos cursos tuvieron lugar durante noviembre y principios de diciembre del pasado año y tendrán continuidad en los próximos meses para formar a otros 400 guardias. El temario del curso se ajusta a la normativa de la European Resuscitation Council y tiene validez internacional.

En las entrañas de un trasplante

Extraer un riñón a una mujer viva con un robot e implantárselo a su hijo

Antonio Alcaraz, miembro del Consejo Científico de Barcelona Salud, actuó de cirujano jefe de esta intervención realizada en el Clínic de Barcelona.

Un pitido intermitente marca el tiempo en el quirófano. No hay música ni charla. Solo un agudo pip rompe el silencio. Como un metrónomo, el monitor de constantes vitales mantiene el orden: si el pitido no cambia, todo va bien. Son las 9.30. En la camilla, una mujer sometida ya al letargo de Ia anestesia. A su alrededor, una decena de sanitarios se mueven en un caos ordenado, cada uno a lo suyo. La operación ya ha comenzado. En el argot médico se llama nefrectomía. En la calle, extirpar un riñón. Ella es la donante. Su hijo, el receptor.

“No tengo duda de que saldrá bien. Somos así de pedantes”, bromea Antonio Alcaraz, jefe de Urología del Hospital Clínic de Barcelona, cirujano al mando de la operación y miembro del consejo científico de la Fundació Barcelona Salud. Pero no es engreimiento. Es experiencia. El Clínic es líder en Barcelona en trasplantes renales de donante vivo (en 2018, hizo 40 de los 293 totales) y Alcaraz es el cirujano con más intervenciones: 1.400 como primer cirujano y otras 400 en el equipo quirúrgico.

En el quirófano, el doctor Lluís Peri avanza. A la paciente, tumbada de lado, Ie ha hecho tres incisiones mínimas en el costado para introducir los brazos de la laparoscopia que, dirigidos desde fuera, trabajan en el interior como las manos del cirujano. Desde 2OO2, el hospital hace la extracción con esta técnica menos invasiva para reducir riesgos de infección. A los cirujanos no nos gusta la sangre”, ríe Alcaraz. Con una tijera eléctrica, que corta y cauteriza a la vez, Peri se abre camino hasta el riñón.

El quirófano de Alcaraz no es como el de las películas. No hay música ni disputas personales. Tampoco riñas profesionales. “El quirófano no es una democracia. Se hace lo que dice el cirujano al mando”, zanja. Con todo, también ahí hay lugar para la distensión y la charla: “Viva España”, vacila Alcaraz. ‘Visca Catalunya”, responde Peri con sorna. En situaciones complejas, no obstante, el ambiente se torna rígido, el equipo guarda silencio y contiene el aliento. “El cirujano tiene que tener el corazón de un león, los ojos de un águila y las manos de una mujer. Has de tener fuerza mental, ser hábil y que tu cerebro sepa controlar los nervios”, explica el jefe.

De talante tranquilo, Alcaraz traslada esa calma al quirófano. Toma los joysticks laparoscópicos (dos brazos son las pinzas y las tijeras y un tercero, una cámara que reproduce la imagen en tres dimensiones en los monitores), se pone las gafas 3D y, empieza a moverse por la cavidad: “Mira la aorta”. Un grueso tubo de aspecto gelatinoso aparece en la pantalla. EI médico separa los vasos renales y el uréter para ganar visibilidad. “Esto ya se parece más a Io que veis en los libros”, bromea.

Toca contener el aliento: hay que cortar los vasos que unen el riñón al torrente sanguíneo. Alcaraz corta la vena y la arteria renales y activa el contador. El tiempo desde que el riñón pierde el riego hasta que se pone en hielo con liquido de preservación debe ser mínimo. Peri hace una incisión a la altura del ombligo y Alcaraz introduce su mano para sacarlo. En la pantalla, un guante blanco agarra con cuidado el escurridizo órgano. Lo extrae hasta una bandeja de hielo y consulta: “¿Tiempo?”. “2,57”, responde alguien. “Hemos tardado tres minutos. Antes era más rosado y ahora está grisáceo”.

Mientras Peri cierra y cose, Alcaraz retira la grasa del riñón, sella capilares y pule la entrada de la arteria y la vena. Entonces lo guarda en una camisa de helo con una gasa llena de granizo. El anestesista despierta a la donante y la traslada a Reanimación. De camino, aún adormecida, se cruza con su hijo, que espera en una sala anexa.

A mediodía, la segunda vuelta. El paciente ya está dormido. Sobre la camilla, el robot Da Vinci con sus cuatro brazos como patas de araña alza la voz: “Da Vinci está listo”. “Los demás también”, ríe una enfermera. El trasplante robótico se hace en el Clínic desde 2015. Es una técnica más precisa y limpia: solo incisiones para introducir los brazos, también en el costado, y un pequeño corte para meter el órgano.

El riñón, con su camisa de hielo puesta, se introduce en el vientre. Alcaraz controla los mandos del robot a varios metros del paciente, ante una consola. Aísla la vena ilíaca de la circulación y hace un minúsculo corte en el vaso para coserlo a la vena renal. Un chorro de heparina en el agujero para evitar coágulos y empieza a tejer. El urólogo danza con la aguja, puntada a puntada, hasta unir las venas. Lo mismo con la arteria ilíaca y la renal. Retira las mallas que las aislaban de Ia circulación y la sangre vuelve a correr. Rompe Ia camisa de hielo y el quirófano calla. “Buena perfusión”, valora sonriente. El uréter, aún suelto, empieza a orinar. Buena señal. El riñón está funcionando. Son casi las tres. Alcaraz se quita los guantes y sale. J.M.

Los números que mueven el sistema
Barcelona líder mundial
La tasa de donantes en 2018 fue de 48 personas por millón de habitantes, según la Organización Nacional de Trasplantes.
(ONT). Ha mantenido el liderato durante los últimos 27 años, tan solo dos después de que se fundara la ONT.

Casi tres trasplantes por donante
En 2018 se produjeron 2.241 donaciones con las que se realizaron 5.316 trasplantes de órganos, también un récord.

Centros autorizados
De los casi 800 hospitales que hay en Barcelona, un total de 185 están autorizados para gestionar una donación. Y 44 para realizar trasplantes.

El riñón, el órgano más trasplantado
Desde 1989 se han realizado 72.166 implantes renales, 27.382 hepáticos y 8.534 cardíacos.

La lista de espera se reduce
En 2018, 4.804 personas esperaron un trasplante, 88 niños.

La Cambra de Comerç de Barcelona premia a Fundació Barcelona Salut

El pleno de la Cambra de Comerç de Barcelona, que preside Miquel Valls Maseda, aprobó en su última reunión de 2018 distinguir a Fundació Barcelona Salut con el máximo reconocimiento de la entidad por “la labor desarrollada en favor de una sociedad saludable”. Esta distinción se entregará al presidente del Comité Científico de Barcelona Salud, Lluís Donoso Bach, también presidente de la Asociación Mundial de Radiología, en el transcurso de un acto solemne a finales de febrero. En el decreto de distinción, la Cambra destaca la  puesta en marcha por parte de Barcelona Salut del proyecto científico “Barcelona, ciudad cardioprotegida” que ha supuesto instalar más de 400 desfibriladores portátiles en farmacias, metro, mercados municipales y otras instalaciones púbicas de la Ciudad Condal. Estos dispositivos han permitido salvar más de 25 vidas en los dos últimos años ante episodios sobrevenidos de paradas cardiorespiratorias. Todo ello al margen de otras iniciativas en el ámbito de la salud colectiva impulsadas por la Fundació.

Debat sobre “Reducció del dany associat al tabac”

Organitzat per Barcelona Salut amb experts en Salut Pública, Medicina del Treball, Pneumologia i Medicina Interna

Experts debaten sobre alternatives al tabaquisme

Un panell de Metges i investigadors Metges i investigadors van debatre a Barcelona sobre el tabaquisme i les alternatives que es presenten per a aquells fumadors que, per falta de voluntat o necessitat, no poden prescindir de l’hàbit. Els doctors Antonio Serra López, especialista en Salut Pública de Santa Creu de Tenerife, Dan Sánchez Berenguer, pneumòleg, José Joaquín Poley professor de Medicina del Treball, i José María Ramon Torrell, cap de la Unitat de Tabaquisme de Bellvitge van coincidir en aquesta jornada organitzada per la Fundació Barcelona Salut i celebrada a la Universitat Politècnica de Catalunya el passat dia 24 de gener.

Els productes alternatius al tabac (cigarret electrònic o tabac escalfat, entre d’altres) emeten un vapor (o aerosol) diferent al fum que emeten els cigarrets convencionals, a causa de l’absència de combustió. Segons el PHE (Public Health of England), el vapor de la cigarreta electrònic suposa una fracció menor del risc de fumar tabac convencional. Aquest és, almenys, un 95% menys nociu i presenta un risc menor per a la resta de persones, segons es va posar en evidència en aquesta sessió. D’altra banda, segons diverses investigacions amb el tabac escalfat, que no té combustió, la reducció de l’exposició a components nocius és entre un 90 o 95% menor al de la cigarreta convencional (de combustió)

Reducció del dany

De forma complementària a les estratègies existents de cessació i prevenció de l’hàbit de fumar, les polítiques dirigides a reduir el dany en aquelles persones que no poden o no volen deixar de fumar, poden aportar beneficis a la salut pública en el seu conjunt. Aquest tipus de polítiques es basen en minimitzar el dany, a l’individu i / o la societat en el seu conjunt, provocat pel tabaquisme.
Així, en consumir nicotina en una forma de baix risc i reduir l’exposició a les toxines del fum del tabac, potencialment es pot disminuir de manera considerable el risc de patir malalties i mort prematural. A més, si l’ús d’aquestes alternatives al cigarret es generalitza entre els fumadors (que d’altra manera no haguessin deixat l’hàbit), produiria clarament un benefici net, com el que sembla tenir el snus (tabac oral on hi ha absència de combustió) en Suècia. Recentment, aquest abordatge s’està promovent en diferents països del món, com són Anglaterra o els Estats Units.

L’experiència de Suècia

En aquest panell d’especialistes es va exposar el cas de Suècia, un clar exemple en què la disponibilitat i l’ús, principalment per part dels homes, d’un producte alternatiu al tabac tradicional anomenat snus, que ha contribuït a que aquest país tingui la prevalença de tabaquisme (al voltant del 12% en 2014x) i de càncer de pulmó (16,6 en 2014xi) en homes més baixa del món.

 

Entrevista en el Magazine de La Vanguardia al Dr. Javier de Benito, miembro fundador de Fundació Barcelona Salut

Descargar (PDF, 600KB)

Una visión global para apoyar el cambio necesario en sanidad

Una visión global para apoyar el cambio necesario en sanidad

Jaime del Barrio, Fundació Barcelona Salut

En los últimos años, el mundo ha vivido una profunda y rápida transformación. “Vivimos en un mundo digital y tecnológica y pero el entorno de la salud no ha seguido el mismo ritmo”. Es la impresión de Jaime del Barrio, senior advisor de Life Sciences y Healthcare de la consultora Ernest &Young, que recuerda en una entrevista con GACETA MÉDICA, que el paciente y el profesional tienen que estar aquí, y que se ha de facilitar el cambio. Para ello, los agentes del sector cuentan con el apoyo de esta compañía, que proporciona su orientación en este tipo de proyectos y otras muchas áreas.

Del Barrio asegura que resulta llamativo que el sector salud en general esté muy por detrás de otros sectores como la banca o el gran consumo que hace años que emprendieron camino en la digitalización. Sorprende, añade, la resistencia al cambio en este sector “que siempre ha sido muy innovador”.

En ese sentido, explica, “tenemos un gran déficit, que es la necesidad de formación y de información”. Por un lado, subraya que se siguen formando profesionales en la universidad en conceptos de otras épocas, cuando el mundo actual demanda otro tipo de capacidades y habilidades. “Hemos pasado de tener productos y medicamentos a disponer de servicios y soluciones en un mundo en el que el paciente tiene una necesidad, formula una pregunta y quiere tener respuestas. Ahí es donde tenemos que estar los profesionales”, indica.

Transformación estructural

El experto asegura que a pesar de la resistencia al cambio, es necesario afrontar un cambio estructural. “Si queremos seguir prestando cobertura universal con calidad y equidad en el acceso y contar con financiación para incorporar nuevas soluciones no podemos seguir haciendo lo mismo”, continúa. Además, añade que aunque en petit comité las entidades sanitarias lo reconocen, la realidad es que los mimbres con los que se trabaja en el día a día dificultan el cambio.
Al mismo tiempo, recuerda que son las autoridades sanitarias las que tendrían que liderarlo, y no las propias tecnologías, y que la transformación que también debe partir de los profesionales.

Del Barrio aporta su experiencia en gestión y el sector sanitario a EY desde hace cuatro años. La compañía está presente en más de 25 países, y medio millar de profesionales trabajan en el área de salud, en temas de consultoría, auditoría, transacciones y aspectos éticos y legales. Una de sus fortalezas, destaca, es que se trata de una empresa global y muchos cambios que proponen están validados en otros países.

La consultora desarrolla proyectos dirigidos a ayudar a las autoridades sanitarias, profesionales y pacientes en la sostenibilidad del sistema, explica. Una primera línea de trabajo son los proyectos dirigidos a acompañar la reforma sanitaria que plantean las autoridades, junto a iniciativas ligadas al aumento progresivo de la patología crónica que exige nuevos modelos organizativos.

Además, trabajan en la internalización de productos servicios y soluciones de empresas farmacéuticas, tecnología sanitaria o biotecnológicas que aspiran a tener presencia en el sistema sanitario.

Otra línea esencial pasa por incorporar soluciones digitales al sistema sanitario. Se trata de un proceso complejo, añade, que implica cambios en el conocimiento, contacto con los profesionales e interconectar soluciones con los problemas que tienen los pacientes.

Además, cuentan con proyectos dirigidos en big data y gestión de datos, así como un área de trabajo específica en medicina de precisión. De igual modo, trabajan en modelos innovadores de financiación de medicamentos revolucionarios ligados a los avances de la genómica. Para finalizar, la octava línea de trabajo se enfoca en la llegada de agentes tecnológicos (Google, Amazon, etc.) que están entrando en el mundo de la salud con grandes inversiones.

Curso sobre soporte vital básico (SVB) y coordinación de los servicios de emergencias médicas

El pasado 17 de diciembre la Fundació Barcelona Salut organizó un curso sobre SVB y utilización de desfibrilador por personal no sanitario, en las instalaciones de Mutua Universal en el centro médico Delfos de Barcelona. Esta jornada se completó con los protocolos de los servicios de emergencias médicas (SEM) y su derivación a centros hospitalarios. El coordinador operativo del SEM, Víctor Bonet, reveló que el tiempo de respuesta de ambulancia en Barcelona se sitúa en 8 minutos desde que se recibe el aviso telefónico hasta la llegada del vehículo medicalizado. En la provincia de Barcelona hay actualmente un total de 239 ambulancias operativas, más dos pediátricas. También se refirió el representante del SEM a las cuatro bases aéreas que hay en Cataluña. Estas presentan unos tiempos de llegada a cualquier territorio en un máximo de 12/13 minutos desde el despegue del helicóptero.

Los asistentes a este curso eran personal facultativo vinculado a Mutua Universal, entidad que viene colaborando con Barcelona Salut en diferentes proyectos.

Jornada celebrada en Barcelona para facultativos de Mutua Universal.

Sobrevivir a un infarto

La Fundación Barcelona Salud fue pionera en instalar desfibriladores portátiles en lugares de alta concurrencia como mercados municipales, farmacias, estaciones de metro, etc., en diferentes ciudades españolas. Estos dispositivos han permitido salvar más de cien vidas en los últimos años, cuando este proyecto bajo el título “España, territorio cardioprotegido” solo se ha implantado en una pequeña parte del país. Esta iniciativa tuvo su origen en Barcelona para extenderse posteriormente a otras poblaciones de Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana, Galicia, La Rioja y Asturias. La muerte súbita, que causa casi 20 veces más fallecimientos que el tráfico, puede afectar a cualquier persona y en cualquier circunstancia.

Su origen es la fibrilación ventricular, la complicación más temida y más grave de la fase aguda del infarto de miocardio. Se trata de la ausencia de onda de pulso y por tanto la muerte inminente. Es lo que conocemos como parada cardiaca y, una vez la hayamos identificado (no se trata de un simple desmayo), hemos de actuar con la máxima rapidez.

El “cerebro en los adultos”, explica del doctor José Luis Palma, vicepresidente de la Fundación Española del Corazón, “pasados tres o cuatro minutos, ya empieza a sufrir una lesión importante y después de 10 minutos es irrecuperable. Podemos recuperar el corazón, eso por descontado; se le da un choque eléctrico a 400 julios y éste empieza a latir; pero es un latido que manda sangre a un cerebro que ya ha sufrido un proceso edematoso tremendo. Cada minuto que pasa se pierde un 10% de posibilidades de recuperar al paciente; en el infarto de miocardio y en la parada cardiaca el tiempo no es oro, el tiempo es vida y miocardio”.

En este sentido, es muy recomendable contar con un desfibrilador automático externo (DEA) para asistirnos en una reanimación. Es muy sencillo de utilizar, el propio aparato te va guiando desde el momento en que lo descuelgas, y por eso cada vez están más presentes en más sitios.

El objetivo detrás de esta iniciativa es mejorar la supervivencia de la parada gracias a una mejor asistencia ambulatoria, de forma que, si se consigue incrementar un 20% esa cifra, significaría que se estarían salvando 3.000 vidas, más de las que se pierden en accidentes de tráfico en todo un año.

Gracia Pablos

Els jocs per ensenyar les criatures a fer reanimació cardiopulmonar funcionen

L’associació RCP a l’Escola comprova l’efectivitat del programa amb què ha format 1.700 infants blanencs per saber actuar en cas d’una situació de risc vital, especialment si és una aturada cardíaca.

Acto de clausura del curso de RCP a escolares celebrado en el colegio La Salle de Barcelona.

Aprendre, a través del joc, a fer maniobres cardiopulmonars funciona. És una de les conclusions d’una enquesta per mesurar l’impacte del programa RCP a l’Escola, una iniciativa impulsada en el seu moment per la Fundació Barcelona Salut i continuada per professionals de la Corporació de Salut del Maresme i la Selva (CSMS) i que ha format 1.700 infants blanencs d’entre 6 i 9 anys perquè sàpiguen com actuar de forma efectiva davant d’una situació de risc vital, especialment en el cas d’una aturada cardíaca, ja que els primers cinc minuts són decisius per a la supervivència de la persona afectada.

La iniciativa Associació RCP a l’Escola és pionera a Catalunya, i també a Espanya, ja que és el mateix personal sanitari –metges, infermers i tècnics– del servei d’emergències qui imparteix aquesta formació continuada i progressiva, que s’ajusta a les recomanacions dels organismes internacionals que regeixen la reanimació cardiopulmonar. El joc és la principal eina pedagògica que utilitzen els professionals de l’entitat, que, a més, enriqueixen l’aprenentatge que ofereixen als nens amb la seva pròpia experiència professional.

Amb el bagatge dels darrers anys, els professionals que imparteixen la formació han realitzat un enquesta per avaluar els coneixements i les habilitats que han adquirit els alumnes al llarg del programa.

Amb una mostra de 70 alumnes, 35 dels quals han rebut sis sessions des de primer de primària i 35 escolars que no han rebut la formació, se’ls van pantejar tres preguntes a cada grup.

El qüestionari era: quin és el número de telèfon d’emergències? identifiques la posició de seguretat com una posició d’espera segura mentre arriba l’ajuda sanitària i sabries realitzar-la? I, davant d’una obstrucció de les vies aèries, què és el primer que cal fer? tossir, picar l’esquena o donar aigua?, per saber si coneixen i saben executar la maniobra de Heimlich.

La conclusió de l’enquesta va ser que les criatures que van rebre la formació van respondre correctament les preguntes en més d’un 80%, mentre que l’altre grup, sense formació, va tenir un nivell d’encert molt més baix, amb menys d’un 10% dels escolars contestant correctament les tres qüestions que se’ls plantejaven.

Una inversió de futur

A l’Estat Espanyol, cada any moren 30.000 persones de mort sobtada és a dir, una persona cada 20 minuts, una xifra que el programa vol ajudar a revertir, formant els infants com una inversió de futur.

A més, els nens són divulgadors actius dels coneixements que van adquirint, i el fet que l’aprenentatge es vehiculi a través del joc, permet fixar millor els conceptes.
A més de cobrir l’educació primària, el programa també es vol implementar a l’ESO.

Des de l’entitat RCP a l’Escola reivindiquen que les sessions haurien de formar part del programa curricular obligatori, perquè no és suficient la col·locació de desfibril·ladors en espais públics per aconseguir que siguin espais cardioprotegits.

Alba Carmona 

Página 3 de 51

© 2014 Fundación Barcelona Salud

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de cookies