Página 2 de 29

Covid-19: cáncer y crisis socioeconómica

LAUREANO MOLINS, médico e investigador, presidente de la sede en Barcelona de l’AECC Catalunya y miembro de la Fundación Barcelona Salut.

La pandemia que estamos sufriendo por la Covid-19 ha hecho que nuestro sistema de salud, público y privado, de atención primaria y especializada, domiciliaria, paliativos, sociosanitarios y de transporte sanitario se concentre, casi al 100%, en combatir sus consecuencias y prevenir su mayor extensión.
El esfuerzo titánico de auxilia-res, enfermeras, camilleros, personal de limpieza y cocina, médicos, personal administrativo y directivos, está haciendo posible que poco a poco podamos controlarla y que, más temprano que tarde, podamos empezar a pensar en volver a la normalidad.

Desde que empezó esta crisis y siendo conscientes de cómo afectaba a los enfermos de cáncer y su entorno, desde la AECC-Catalunya contra el Cáncer de Barcelona nos pusimos en marcha de manera urgente con la intención de reducir el impacto socioemocional y por lo tanto, mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por el cáncer, ajustándonos a las medidas de contingencia establecidas, gracias al proceso de digitalización que ya se había iniciado en nuestra entidad en los últimos años.

Después de un diagnóstico oncológico, los gastos médicos de una familia pueden aumentar hasta un 15%

Concretamente, con los voluntarios de la AECC con experiencia y habilidades de acompañamiento, porque ya realizaban su actividad en los hospitales y domicilios, estamos apoyando, mediante llamada telefónica o chat en línea, intentando reducir la sensación de soledad y contribuyendo a fomentar un mayor bienestar. Asimismo, nuestros profesionales (psicooncólogos, trabajadores sociales, fisioterapeutas y nutricionistas) han atendido, por vía telemática, a 581 beneficiarios en un total de 1.436 sesiones, cifra similar a las de antes de la pandemia.

Pero no sólo esta atención personalizada e inminente es importante, sino que somos conscientes de la emergencia socioeconómica que representa en esta población de riesgo en estos momentos y a medio plazo.

Una familia puede llegar a aumentar sus gastos destinados a la salud entre un 4% y un 15% después de un diagnóstico de cáncer, es decir, un gasto medio mensual entre 100 y 300 euros. Eso provoca un desajuste en su economía, llegando a tener que reducir los gastos de primera necesidad como la alimentación o la vivienda. Estas familias entran en extrema vulnerabilidad a causa del cáncer y estas cifras se ven aumentadas a causa de los efectos sociales de la Covid-19.

Por este motivo, desde la AECC hemos creído necesario promover la creación de un fondo de ayuda económica de emergencia para las necesidades sociales de enfermos de cáncer y sus familias, dotándolo inicialmente con tres millones de euros, y en concreto en Barcelona con más de 500.000 euros.

Este fondo de emergencia se pone a disposición de los que más lo necesiten con el objetivo de estar, más cerca que nunca, y de una manera concreta, con los que pasarán por una situación de mayor vulnerabilidad a raíz de la pandemia de la Covid-19. La idea es hacer un llamamiento a la población general y a las empresas para que se sumen con dotaciones económicas a este fondo y hacerlo crecer, abriendo la puerta a poder trabajar con muchas otras entidades sociales y autoridades públicas, para buscar soluciones al escenario que planteamos.

Solidaridad en tiempos de crisis

Ramón Brugada, Cardiólogo. Jefe de Servicio del hospital Universitario Josep Trueta (Girona)  y miembro fundador de la fundación Barcelona Salut.

Los verdaderos soldados, los del sistema público de salud, han hecho un esfuerzo sobrehumano, poniendo en riesgo su vida

Leer más

¿Qué ha pasado en España y qué pasará próximamente?

Pronto se cumplirá un mes desde que se decretó el estado de alarma sanitaria y la situación parece que progresa despacio, pero con atisbos de efectividad.

Dr. Enrique Ferrer Rodríguez. Neurocirujano. Miembro de Fundació Barcelona Salut.

Una vez aparecida en China y desde luego en Italia, se infravaloró el riesgo de una trasmisión masiva. Lo que tenía que ser una inofensiva gripe se convirtió en lo que es hoy el COVID-19

China es un país lejano respecto a España, con mucha relación comercial, pero con una colonia relativamente pequeña de chinos que estuvieran en contacto con el foco de Wuhan. En cambio, cuando alcanzó a Italia, país con el que mantenemos una gran permeabilidad, no supimos aislarnos y la transmisión de la infección vino sobre todo de allí, aunque no, exclusivamente.

El sistema sanitario español había sufrido constantes recortes desde 2008 con plantillas cortas y en estado de interinidad. Equipamientos justos u obsoletos en algunos casos. Ausencia absoluta de capacidad de desplegar actuaciones de emergencia en caso de necesidad. Ni siquiera se había estudiado un protocolo de actuación.

Estructura de Residencias de ancianos sin soporte médico suficiente o sin adscripción de un centro sanitario de referencia con control próximo. Envejecimiento de la población, con una curva demográfica espectacularmente desplazada hacia la derecha.

Ante un escenario de ausencia absoluta de equipamiento de protección y menos de detección, los primeros casos contaminan desde China y posteriormente, de forma más generalizada desde Italia generando desde diversos clusters: Rioja, Madrid y posteriormente Barcelona, la masificación de casos y la extensión de la epidemia en nuestro país.

Los pacientes, desorientados, comienzan a consultar con médicos en Ambulatorios y Hospitales e infectan al personal sanitario que no está protegido en ese momento.

Probablemente además de los entornos sociales de los enfermos, los propios sanitarios infectan a otros pacientes, familiares propios, visitantes etc.

Se declara la pandemia y nos encontramos con un escenario dantesco a nivel hospitalario. La mayoría de los sanitarios, a pesar de su buena voluntad en la prevención, se infectan porque nunca han dispuesto de las diferentes medidas de protección.

A nivel ciudadano no se contemplan medidas de distanciamiento ni de higiene, y se desaconseja el uso de mascarillas, excepto en personal sanitario y enfermos o sus acompañantes. No se ha demostrado cómo la infección se transmite por las pequeñas partículas nebulizadas por el individuo infectado, al toser, pero también al hablar, y cómo permanecen y se diseminan dichas partículas en un espacio cerrado, amén de la permanencia de otras partículas más pesadas con virus, depositadas sobre superficies pulidas, donde permanecerán por horas incluso algún día.

Los recursos sanitarios de España se encuentran bajo extrema tensión y saturación con un déficit de personal sanitario que no se ha podido proteger y el déficit de camas de UCI que ya sabemos.

Es muy difícil de prever una pandemia de este tipo. Cualquier gobernante tendrá serias dificultades a la hora de tomar decisiones graves. Como decía mi amigo el Dr. Toni Trilla, las epidemias son como partidas del siete y medio. Si te quedas corto te criticarán y la gestión será mala, pero si te pasas lo puedes perder todo. Apretar el botón de stop de un país es gravísimo y sus consecuencias deberán estar bien medidas.

No quiero justificar a nadie, pero es muy difícil acertar en todo. Aún recuerdo cómo nos preparamos ante una presunta epidemia de gripe hace unos pocos años. En aquel momento se adquirieron ingentes cantidades de vacuna que luego se perdieron porque la epidemia nunca se produjo.

Ahora estamos donde estamos y creo que con todos sus desajustes, errores y aciertos estamos en el punto máximo de contagios, a parte de los fallecidos que se producirán, desgraciadamente en las próximas dos semanas.

¿Qué pasará? Yo no soy un epidemiólogo ni siquiera un sabio científico experto en enfermedades infecciosas, soy un neurocirujano con largo recorrido, pero he seguido el problema de cerca, he leído, escuchado y me he desplazado a Asia recientemente, observando sobre el terreno qué es lo que ocurría. Tampoco soy un vidente o adivino ni nada de eso. Tengo bastante sentido común y aprendo con rapidez.

La previsión SANITARIA de la epidemia en nuestro país sería, en mi opinión, que hacia fin del mes de abril la epidemia habría cedido, pero mientras tanto, las medidas de confinamiento deberán prolongarse como mínimo hasta el 30 de abril. Es posible que, si los indicadores de la pandemia son adecuados y la respuesta del confinamiento después de un mes es favorable, que creo que lo será, el Gobierno se plantee desescalar algunas medidas para poder iniciar una puesta en marcha económica del país. Medidas de desescalamiento muy progresivas, que afectarán a la industria de soporte y podría iniciarse con una situación laboral parecida al 16 de marzo. Semana a semana se irán introduciendo medidas de relajación como puede ser, permitir el deporte individual en el exterior y la puesta en marcha progresiva de los transportes. Los mayores permanecerán algo más de tiempo en casa. Hasta el 30 de abril no se levantará el confinamiento de forma más sustancial y siempre progresivamente.

Todo ello pasa por el hecho de que la infección se contenga, que los Sanitarios y fuerzas del Orden y Ejército cuenten con medios de protección adecuados. Cuando veo los protocolos de protección de los chinos, me parece muy difícil de que aquí sea posible reproducirlos tal y como los realizaban ellos. Por el coste y por la disciplina y meticulosidad que seguían.

El capítulo de los test. Este es el punto primordial del control de la pandemia. En cuanto sea posible, la aplicación masiva de estas pruebas rápidas, que no son 100% fiables pero que ofrecen un rango alto de confianza, permitirán mapear a la mayor parte de la población. Digo bien: a la mayor parte de la población. Esto permitirá distinguir tres grupos de población:

  1. Los positivos al Covid-19. Los que están en la fase de contagio o de padecimiento de la enfermedad

a1) los que desarrollan la enfermedad

a2) los que nunca presentan síntomas de la infección a pesar de estar infectados y que por tanto, transmiten la infección sin saberlo

  1. Los que no se han infectado por la enfermedad y que por tanto, son susceptibles de contagio.
  2. Los que han padecido la enfermedad y tienen una inmunidad adquirida que es como si estuvieran vacunados por un período indeterminado de tiempo, no conocido en este momento

Este mapa permite varias cosas. El grupo “a” deberá ser vigilado y tratado hasta resolver la enfermedad, el 80% o más de la población. Posteriormente pasarán al grupo “c”

Los “b” deben seguir ciertas precauciones en la prevención de la infección y deberían incorporarse con mucha precaución.

El grupo “c “es el que podrá insertarse directamente sin tomar otras medidas de distanciamiento, aunque el control de la inmunidad a medio largo plazo deberá mantenerse hasta conocer la enfermedad mejor.

El grupo “b” quizás deberá ser tributario de un control de test a realizar periódicamente (quizás semanalmente) de forma rutinaria para poder circular con precaución y controlar el contagio comunal.

Por tanto, las medidas actuales de confinamiento pretenden controlar la epidemia y regular la entrada de pacientes en los hospitales y sobre todo en las escasas camas de críticos, con el fin de evitar la mortalidad evitable. Reducir el numero de victimas ahora es la prioridad.

Probablemente el cambio de estación sea un factor muy favorable para la extinción de este primer brote u oleada del Covid-19 y que, observando la distribución y comportamiento de la infección las diferentes etnias y latitudes, vemos como la virulencia es significativamente menor en los países cálidos, muchos de ellos con peores recursos sanitarios o preventivos de Salud Pública.

El caso es que a parte de armarse de los posible de recursos sanitarios para atender una segunda ola en otoño, entiendo que camas ocasionales, personal, equipos de protección extrema, el uso exhaustivo de test de detección del virus, deberá formar parte de nuestras vidas en aquellos que no hayamos pasado la infección. Está claro que muchísimos españoles ya han sido infectados y han superado la enfermedad sin mayor problema, pero queda un remanente de víctimas potenciales que deben protegerse frente a la enfermedad, muchos de ellos, los más vulnerables, que tendrían muchas menos posibilidades de sobrevivir a la enfermedad.

Desde el punto de vista de la erradicación de la pandemia la respuesta está en la obtención de la vacuna, que seguro que se desarrollará en menos meses de los previstos, pero difícilmente antes de los 6-9 meses próximos. Antes dispondremos de tratamientos específicos, inmunidad pasiva proveniente de los plasmas de pacientes que han tenido la enfermedad, fármacos adecuados, protocolos de tratamiento etc.

Toda la comunidad científica mundial está volcada en el desarrollo de la vacuna. ¿Quién la descubrirá primero? ¿China? ¿USA? ¿Europa? A partir de quién golpee primero, saquen sus propias conclusiones a cerca de las repercusiones que tendrá ganar esta competición.

COVID-19 y los efectos agudos en la salud mental

Dr. Diego Palao Vidal. Miembro de la Fundació Barcelona Salut. Profesor de Psiquiatría. Director Salud Mental Parc Taulí-Sabadell, Hospital Universitario-Universidad Autónoma de Barcelona. CIBERSAM. @DiegoJPalao

La pandemia COVID-19 no solo está teniendo efectos devastadores sobre la salud física, sino que también está afectando considerablemente la salud mental de la población general, de los profesionales sanitarios y de los demás servicios comunitarios que se enfrentan a diario a la enfermedad, en una lucha contrarreloj para salvar vidas.

Inicialmente el principal problema está siendo la dificultad para adaptar los recursos a las exigencias de la infección: multiplicando las camas de hospitales y de UCIs, los equipos de protección -EPIs-, priorizando el cuidado de las personas infectadas por encima de cualquier otro problema de salud…

Para evitar el más que probable colapso del sistema sanitario, se han instaurado medidas de confinamiento, de “distanciamiento físico” para limitar la rápida propagación del virus. Estas medidas se han denominado erróneamente y de forma generalizada “aislamiento social”, un concepto que en psiquiatría consideramos un síntoma de enfermedad mental. Y es que, en realidad, lo que menos necesitamos, especialmente las personas mayores, es que la soledad y la falta de comunicación acaben por empeorar las cosas.  El “aislamiento social” puede incrementar la incidencia de una pandemia oculta que ya estábamos sufriendo intensamente y de la que no se habla demasiado, pero que es tan invisible y letal como la que está produciendo el coronavirus, me refiero a la depresión.  Según la OMS, la depresión es ya actualmente la principal causa de discapacidad por enfermedad en el mundo y, la pandemia COVID-19 y sus consecuencias sociales y económicas, a nadie se le escapa que puede incrementarla exponencialmente.

En los hospitales estamos siendo testigos diariamente de los efectos agudos en la salud mental del estrés intenso que está causando este virus, que se ha extendido con una rapidez inimaginable y que está segando tantas vidas, especialmente entre las personas mayores, en una situación de aislamiento que produce escalofríos. Las primeras víctimas de este estrés son las propias personas afectadas por el virus, que viven aisladas con angustia y temor, una enfermedad en muchos casos muy grave. Pero también son víctimas sus familias, que ni en sus peores pesadillas habrían imaginado estar aislados de sus seres más queridos en uno de los peores momentos de sus vidas y, más aún, si acaba teniendo un desenlace fatal. En estos casos las complicaciones del duelo pueden llegar a ser catastróficas para las personas afectadas.

Y, por último, pero no menos relevante, en los hospitales y servicios de urgencias estamos viviendo en directo los efectos del estrés de la COVID-19 entre los propios profesionales de la salud, aquellos que tienen la responsabilidad de cuidar a los enfermos en condiciones muy difíciles.  Los sanitarios están integrados en equipos poco menos que improvisados, junto a los que desarrollan tareas muchas veces alejadas de su trabajo habitual, con el objetivo prioritario de salvar vidas y, desgraciadamente en algunos casos, de reducir el sufrimiento en el final de la vida.

Es ahora, en esta primera fase de la pandemia, en la que tenemos que actuar con rapidez, eficacia e inteligencia si queremos prevenir las consecuencias ciertas de la COVID-19 en la salud mental de todos en diversos niveles. Pero lo prioritario es cuidar a los enfermos y a sus familias sí, pero potenciando la cercanía emocional, la comunicación empática y el contacto social, preservando el imprescindible distanciamiento físico. Como recordaba la Dra. Danuta Wasserman, del Instituto Karolinska, en una reciente carta de réplica a una editorial sobre COVID-19 de la prestigiosa revista Science: “utilicemos un lenguaje inclusivo, caminemos juntos, a dos metros de distancia, pero emocionalmente tan cerca como sea posible, #weareoneworld”.

COVID 19: Resultados preliminares de un estudio en Alemania indican que el 14% está inmunizada y el 2% está actualmente infectada

Si extrapolásemos estos datos a España, 6,5 millones de habitantes estarían inmunizados y 920.000 infectados y podrían estar contagiando sin saberlo.

Benjamín Guix, 15 Abril 2020

Estos días se habla sin parar de que parte de la población estaría inmunizada frente al coronavirus, este enemigo invisible extraordinariamente contagioso, al que todos tememos y que ha provocado una crisis social y económica global de proporciones gigantescas. Para contestar a esta pregunta, se anuncian test inmunológicos masivos a una parte representativa de la población, de una forma similar a las encuestas que se hacen en las elecciones para saber la intención de voto. Esta campaña aún no ha comenzado, por lo que aun han de pasar algunas semanas hasta que tengamos la respuesta.

Mientras tanto, para tener una idea, aunque sea aproximada, nos hemos de basar en datos obtenidos en otras regiones del globo y confiar en que sean extrapolables a España y Catalunya. El pasado jueves 9 de abril, Hendrick Streeck publicó los resultados preliminares de los primeros 509 test inmunológicos realizados en la ciudad alemana de Heinsberg, epicentro en Alemania de la pandemia de COVID-19, con 1.400 casos y 39 fallecimientos en una población de 250.000 habitantes. El martes 31 de marzo se comenzó a realizar test rápidos para la detección de las inmunoglobulinas. Con un par de gotas de sangre obtenidas de la punta del dedo, como el que hace una prueba de glicemia, en 15 minutos se obtienen los resultados. El equipo de Streeck planeo visitar los hogares de las personas que hubieron dado positivo, para identificar la posible fuente de contacto y trazar así un mapa de la infección. Streeck, quien es director del Instituto de Virologia de la Universidad de Bonn, encontró contaminación por virus sobre los controles remotos, fregaderos, teléfonos móviles, lavabos, y manetas de las puertas. Los cultivos de dichos frotis no dieron crecimiento del virus, por lo que probablemente el virus estaba muerto y solo se detectó restos de RNA. De acuerdo con estos resultados, él cree que las manetas de las puertas y los teclados de ordenadores solo son infecciosos si una persona infectada tose en su mano y los toca y después uno mismo lo vuelve a tocar y se lleva su mano a la cara.

De los 509 primeros test efectuados, en 71 (14%) casos se detectaron

Anticuerpos frente al SARS-CoV2 y otros 10 casos (2%) tuvieron la PCR positiva, lo que quiere decir que podían contagiar, aunque estuviesen totalmente asintomáticos.

Si extrapolásemos estos datos a la población española, significaría que unos 6,6 millones de ciudadanos podemos estar inmunizados (14% de 47 millones) y que unos 950.000 podríamos ser portadores del virus sin saberlo (2%). En Catalunya estas cifras serían de 980.000 inmunizados (14% de 7 millones de habitantes) y unos 140.000 portadores asintomáticos. Estos datos cuadran bien con las estimaciones del Imperial College publicadas hace unos días.

¿Por qué son importantes estas cifras? Su utilidad principal es que el 80% de la población aún no se ha infectado y lo puede hacer en cualquier momento, por lo que en una segunda fase de la infección las UCIS tendrían una carga aproximadamente del 80% de la de ahora, lo cual es aun excesivo para nuestra capacidad sanitaria. Además, hay unas 950.000 personas que son portadoras, sin saberlo, del virus y que pueden ser fuente de contagio en cualquier momento. Por esto, ante una pronta relajación de las medidas de contención y un progresivo retorno a las condiciones habituales de vida y de trabajo, es de capital importancia extremar las medidas higiénicas de prevención, para minimizar el riesgo de nuevos contagios

Benjamín Guix
Miembro de la Fundació Barcelona  Salut.
Profesor de Oncología, Médico,
Oncólogo Radioterápico.
Científico, Investigador, Emprendedor
Padre y marido

“Hay que pensar en el próximo virus de aquí a 4 o 5 años”

Manel Esteller.

El investigador sugiere que se puede usar inmunoterapia contra el coronavirus del covid-19.

Leer más

Saludymedicina.org, información veraz y puntual Diario digital editado por Barcelona Salut

El portal saludymedicina.org, diario digital no profesional líder de la prensa on line española, editado por la Fundación Barcola Salut y avalado por el COMB, aporta diariamente la información veraz más amplia sobre la evolución de la situación actual en el marco del estado de alarma decretado por el Gobierno. Además sigue abordando temas sanitarios de interés general de la mano de prestigiosos médicos e investigadores de diferentes especialidades. También incorpora destacados colaboradores en materia económica y financiera, fiscal, y jurídica a través de expertos abogados, notarios, economistas y divulgadores que aportan su testimonio sobre cuestiones planeadas por los lectores.
Saludmedicina.org tiene 11 años de experiencia y en este tiempo se ha ido consolidando a la cabeza de los portales de salud de información general. El 32% de las entradas registradas proviene de otros países, especialmente EE.UU, Centroamérica y Europa, por este orden. En la elaboración diaria de este medio on line trabaja una plantilla reforzada actualmente de seis periodistas al margen de colaboradores en las áreas citadas.

Material sanitario para colectivos de riesgo

Mascarillas homologadas y tests rápidos de anticuerpos, importados por la Fundació Barcelona Salut, han sido donados a Guardia Civil y Policía Nacional en el marco de la operación COVID-19 FBS puesta en marcha por nuestra entidad. Tras este primer envío, se está a la espera de un segundo con más material procedente de Singapur con destino a colectivos de riesgo y centros hospitalarios. Habida cuenta que tras pasar la enfermedad se puede seguir transmitiendo por un periodo variable de 14 días, estos tests rápidos se constituyen como un elemento esencial para detectar, con muy escaso  margen de error, la persona que ha pasado o está pasando la enfermedad del coronavirus. Si la carga viral sigue existiendo, evidentemente, puede seguir transmitiendo el virus. Actualmente se desconoce aún cuál es la carga viral necesaria para provocar la enfermedad, pues la sintomatología es diferente en cada individuo, incluso  algunos no desarrollarán la enfermedad. En esta iniciativa han colaborado las empresas del sector sanitario Almirall, Analiza Lab e IVascular, uno de los líderes mundiales en  el desarrollo de dispositivos médicos avanzados y terapias para el tratamiento de enfermedades vasculares.  A nivel particular, la colaboración de Luis Bennasar  y Mª Antonia Cuartero (fundadores de EMSOR, actualmente Hologic Breast & Skeletal Health Iberia, empresas de vanguardia en diagnóstico por imagen y tratamientos médicos).

El jefe regional de Operaciones de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, comisario principal Juan Fortuny, recibe el material sanitario donado por Barcelona Salut.

Los test de detección de anticuerpos que son más rápidos, solo se tardan unos 15 minutos en tener el resultado, y la muestra se obtiene de una gota de sangre extraída del dedo

 

Barcelona Salut cedeix un desfibril·lador d’última generació a la Generalitat per cardioprotegir el nou Districte Administratiu

  • El dispositiu queda a l’abast dels 2.600 empleats públics destinats als dos edificis del complex de la Zona Franca

El Dr. Lluís Donoso, amb Alfred García Puig, de la direcció general de Serveis i Organització Documental de la Generalitat

En el marc del projecte científic “Catalunya, territori cardioprotegit”, la Fundació Barcelona Salut (FBS) ha cedit un desfibril·lador portàtil d’última generació a la Generalitat per a la seva instal·lació en el nou Districte Administratiu de la Zona Franca, on s’estan traslladant progressivament els funcionaris i el personal de quatre conselleries del Govern català.

Durant l’acte de lliurament del dispositiu, el president de FBS, Dr. Lluís Donoso, ha recordat que el desfibril·lador automàtic només actua en cas de necessitat i, per tant, pot ser utilitzat per qualsevol persona que presenciï un episodi cardíac sobrevingut, encara que no tingui coneixements sanitaris. Alfred García Puig, de la direcció general de Serveis i Organització Documental de la Generalitat de la Generalitat ha agraït la cessió del dispositiu a Barcelona Salut.

Està previst que 2.600 empleats públics es traslladin a treballar al nou campus administratiu de la Generalitat a la Zona Franca en els propers mesos.

Es disposen d’un màxim de 10 minuts per actuar i mantenir amb vida a una persona en parada cardiorespiratòria fins a l’arribada dels serveis mèdics, i d’aquí la importància vital que el desfibril·lador es trobi en llocs concorreguts i accessibles. En aquest cas, està previst que 2.600 empleats públics es traslladin a treballar al nou campus administratiu de la Generalitat a la Zona Franca en els propers mesos. Els dos edificis, de més de 46.000 metres quadrats, estan units mitjançant una planta baixa de serveis comuns en la qual hi ha una oficina d’atenció als ciutadans.

Les xifres de les malalties del cor

A Catalunya, una de cada quatre persones mor a causa d’una malaltia del cor. Poden afectar tothom, tant homes com dones, i a qualsevol edat: des de nadons fins a gent gran. Les malalties del cor són la primera causa d’ingrés hospitalari i fan perdre molta qualitat de vida a les persones que en són víctimes. La mort sobtada causa cada any més de 3.000 morts a Catalunya, dinou vegades superiors a les produïdes per accident de circulació.

La campanya “Catalunya, territori cardioprotegit” és una iniciativa de salut pública impulsada per Barcelona Salut, que compta amb el suport de la Generalitat, l’administració local, el SEM i diferents col·lectius, com ara el sector farmacèutic. La Fundació, integrada per una cinquantena de prestigiosos metges i científics, realitza diferents projectes en l’àmbit de la recerca i de la divulgació amb l’objectiu de promoure els hàbits de vida saludables i un major coneixement de la salut entre els ciutadans.

Barcelona Salut forma en tècniques de SVB i ús de desfibril·lador al personal del Reial Club de Tennis Barcelona-1899

Personal del Reial Club de Tennis Barcelona-1899 segueix atentament les indicacions del tècnic de la Fundació Barcelona Salut

  • En el marc de l’acord de caràcter científic-sanitari subscrit entre l’entitat benèfica i l’històric club esportiu

La Fundació Barcelona Salut ha realitzat un curs de formació en tècniques de Suport Vital Bàsic (SVB) i ús de desfibril·lador per al personal del Reial Club de Tennis Barcelona-1899, especialment dirigit als monitors de les diferents escoles del club, als socorristes de les piscines i al col·lectiu de serveis i atenció al públic.

En el marc del conveni subscrit el passat estiu entre la Fundació Barcelona Salut i el Reial Club de Tennis Barcelona-1899, l’històric club esportiu va instal·lar recentment a les seves infraestructures uns moderns desfibril·ladors d’última generació cedits per la institució benèfica perquè tant el personal com els socis d’aquesta entitat puguin fer front a possibles episodis cardíacs sobrevinguts.

El president de la Fundació Barcelona Salut, Dr. Lluís Donoso, i el màxim responsable del RCTB-1899, Dr. Jordi Cambra, van signar un conveni que estableix l’organització d’una sèrie d’iniciatives de caràcter sanitari en benefici dels socis del club. En virtut d’aquest acord, per exemple, la Fundació Barcelona Salut participa activament en els programes preventius dirigits a tenir cura de la salut cardiovascular dels menors que practiquen diferents disciplines esportives a les escoles del RCTB-1899.

Página 2 de 29

© 2014 Fundación Barcelona Salud

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de cookies