La Ciudad Condal fue pionera en 2014 en cardioproteger estas instalaciones.

La Fundació Barcelona Salut, titular de los desfibriladores instalados en los mercados municipales de la Ciudad Condal, ha procedido a renovar los 43 equipos de desfibrilación que, desde hace ocho años, protegen la superficie y exteriores de los 41 mercados municipales de Barcelona, a fin de garantizar la mejor protección ante un episodio cardíaco sobrevenido.

Estos dispositivos de última generación sustituyen a los que hasta ahora cuidaban de la salud cardiovascular de los visitantes y compradores de estos establecimientos, y se ubican en una cabina cardíaca en lugares de máxima visibilidad y accesibilidad, convenientemente señalizados para general conocimiento.

Según un reciente estudio de mercado, estos establecimientos son los más apreciados por los ciudadanos dada la percepción general de venta de productos de alta calidad y de proximidad. Especialmente se valora la variedad de productos frescos, pescado, carne y fruta. En el pasado año un total de 68 millones de personas accedieron al interior de los mercados barceloneses, que ocupan un superficie total de 200.000 m2 y dan empleo a 8.000 personas. Como en la mayoría de poblaciones catalanas, estos mercados incorporan el modelo de gestión por la propia entidad local. El impacto económico para la ciudad se sitúa en mil millones anuales. Este estudio constata que el 68% de los barceloneses compra en los mercados de forma continua o intermitente. La media de edad del comprador es de 47 años, y las personas de más de 60 años representan un tercio del total de consumidores, seguidos de la franja de edad de entre 40 y 60 años con un 30% del total.

Barcelona fue la primera ciudad española en instalar desfibriladores portátiles en los mercados municipales Desde 2014, año en que se inició la cardioprotección de estos establecimientos, un total de nueve personas, que habían sufrido una parada cardiorrespiratoria de forma súbita e inesperada, consiguieron estabilizar su estado hasta la llegada de los servicios de emergencias médicas gracias a la acción de uno de los desfibriladores de la Fundación Barcelona Salut allí instalados.

La enfermedad cardiovascular persiste como la primera causa de mortalidad en Europa y su incidencia es mayor en mujer que en hombre. La población femenina es, precisamente, la que mayor presencia tiene en los mercados con un 59,2%. El impacto económico que representan los 41 mercados municipales barceloneses es de 1.100 millones de euros anuales.

Este proyecto de cardioprotección de mercados se enmarca en el estudio científico del Hospital Clínico-UB “Catalunya, territori cardioprotegit” que lidera la Fundació Barcelona Salut con la participación del Gobierno de España, Generalitat de Catalunya, ayuntamientos, Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) y diferentes colectivos profesionales, como el de farmacéuticos.