Barcelona, 14 jun (EFE).- Un hombre de 88 años que ha padecido esta mañana una parada cardiorrespiratoria en el Mercat dels Encants, de Barcelona, ha podido ser estabilizado gracias a que un vigilante de seguridad ha usado un desfibrilador portátil instalado en esta popular instalación.

Según ha informado este viernes en un comunicado la Fundación Benéfica Barcelona Salud, que ha colocado desfibriladores en lugares estratégicos y concurridos de la ciudad condal, el hombre ha sido estabilizado hasta que ha llegado una ambulancia del SEM (Sistema de Emergencias Médicas) al lugar y lo han evacuado al Hospital de Sant Pau.

En los últimos cuatro años, una treintena de personas han sido ‘recuperadas’ en Barcelona gracias a los desfibriladores automáticos.

El proyecto “Barcelona, ciudad cardioprotegida” cuenta con el apoyo de La Caixa, la colaboración de Philips, el departamento de Salud, el SEM y el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona así como la Asociación de Farmacias de Barcelona. EFE

Noticia original en La Vanguardia