REDACCIÓN S Y M.- Los últimos resultados del ensayo fase III Aramis refuerzan el potencial clínico de darolutamida para retrasar la progresión del cáncer de próstataresistente a la castración no metastásico (CPRCnm), tal y como ha explicado Antonio Alcaraz, jefe de Urología del Hospital Clínic de Barcelona y miembro fundador de Barcelona Salud. Se trata de pacientes que han recibido cirugía o radioterapia, pero los niveles de PSA siguen en aumento. Aunque en un principio no presentan evidencias de metástasis, ésta se desarrolla de forma rápida.

Estos resultados se presentaron en el 34º Congreso Anual de la Asociación Europea de Urología, e indican un retraso en la progresión del antógeno prostático específico gracias a esta terapia, más la privación androgénica (TPA). Para el consultor principal de urología de Universidad de Charité, Kurt Miller, estos datos “son emocionantes”, ya que refuerzan el potencial clínico de darolutamida, retrasando el desarrollo del cáncer en estos pacientes, a la vez que permite mantener una vida normal.

Además, estos resultados adelantados en el ASCO GU, muestran que darolutamida más TPA proporciona una mejora significativa en la supervivencia libre con un perfil de seguridad favorable en comparación con placebo más TPA. “Los hombres con CPRCnm se encuentran en un punto crucial en el transcurso la enfermedad. Si bien generalmente se sienten bien y no tienen síntomas, tienen un alto riesgo de progresión de la enfermedad. Por lo tanto, un objetivo clave del tratamiento es lograr un control efectivo del aumento del nivel de PSA y la progresión de la enfermedad con efectos secundarios limitados para que los pacientes afectados no tengan que comprometer su calidad de vida”, destacó Ernst-Günther Carl, miembro de la Junta de Europa UOMO.

“Con su alta eficacia y su perfil favorable de seguridad e interacción farmacológica, una vez aprobada, darolutamida podría ofrecer a los médicos una mayor flexibilidad con los medicamentos utilizados para tratar otras comorbilidades como la hipertensión, la diabetes o la enfermedad cardiovascular en esta población de pacientes”, señaló Iris Kuss, líder de Desarrollo Global en Bayer.