Imagen metaslider 2
DSC_0817
Imagen metaslider 8
Imagen metaslider 4
Imagen metaslider 5
Cambra
carrusel 04
3
slider 06
005
slideresp05.jpg
Slider 2
Foto Esteller
03
carrusel 03
02
Muñeco slider
05
01
Dr. Kulisevsky
Doctor Prat
banner eyspain
Foto acuerdo
o1
1
Doctor Palao
carrusel
Sin título-2
esp 3
bcnyesp
2
slider 10
004
slider 01
slider 04
slider 02
slider 03
corazón
Hospital 1
Cesta 1
slider 07
slider 08
slider 09
slider 11
slider2
slider 13
slidertres01
platitos
sliderfarmacia.jpg
Ajos 1
manzanas1
sliderdesfi
sliderverdura
0056
0023
Foto Castells
carrusel 06
tarros2
03
04
Recortada Carmona
verdurita
002
slidertres02
Mercado de Parets
carrusel 05
Medalla recortada
Fotorecortada2
Carrousel 1
Carrousel 2
Carrousel 3
Carrousel 4
Carrousel 5
Carrousel 6
Carrousel 7
Carrousel 8
Carrousel 9
Carrousel 11
Carrousel 12
Carrousel 14
Carrousel 17
Carrousel 19
Carrousel 20
Imagen metaslider 6
carrusel 01
carrusel 02
001
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow

Un irlandés de 49 años ha regresado a España para agradecer a los agentes que le salvaron la vida hace un año, al sufrir una parada cardíaca en un restaurante de Barcelona.

El 16 de marzo de 2015, los irlandeses Garry O’Brien y Lorraine decidieron casarse y pasar su luna de miel unos días en España. El 19 de marzo, tres días después de la celebración, el matrimonio llegó a Barcelona para conocer la ciudad y pasear por sus calles. Se encontraban comiendo en un restaurante de La Rambla cuando de repente Garry comenzó a encontrarse mal y desvanecerse.

Fue en ese momento, cuando su esposa Lorraine avisó al camarero del restaurante, ya que su esposo no reaccionaba a ningún estímulo. El camarero avistó a dos agentes de policía que pasaban por la zona y éstos se acercaron a socorrer a Garry, realizándo en un primer momento la maniobra de Heimlich, por si se había atragantado con algún alimento.

Dos agentes fueron avisados de que se estaba socorriendo a una víctima en el restaurante y acudieron de forma inmmediata. Uno de ellos tranquilizaba a Lorraine mientras el otro realizaba el boca a boca a Garry. Por otro lado, otros dos policías acudieron a por el desfibrilador de una farmacia cercana para conseguir restablecer el ritmo cardíaco de Garry.

Cuando el aparato iba a realizar la descarga eléctrica llegaron los servicios de emergencia, quienes atendieron a Garry y lo trasladaron al hospital. Una vez allí estuvo cuatro días en coma y dos semanas ingresado, en las que se recuperó positivamente.

De vuelta a Dublín, Garry no tenía más que palabras de agradecimiento a las personas que le atendieron, así como a los agentes de policía, a quienes no pudo agradecer personalmente. Por ello, y un año después, Garry ha vuelto a España para darles las gracias por la rápida actuación que le salvó la vida.

Disponer de un desfibrilador en estas situaciones supone un aumento del 90% de las posibilidades de supervivencia en los primeros minutos. Este desfibrilador es propiedad de Fundació Barcelona Salut y corresponde a los que esta entidad ha instalado en farmacias de la ciudad. Es muy importante que la población esté formada en técnicas de RCP/SVB y la implantación de desfibriladores fuera del ámbito sanitario.