A FINAL DE JULIO, EN LA LOCALIDAD FRONTERIZA DE LA JONQUERA

Con ocasión de la instalación por parte de Barcelona Salut de un moderno desfibrilador en el puesto fronterizo de La Jonquera, en el marco de un acuerdo entre nuestra entidad y el CNP, un suceso con final feliz contribuyó a reforzar la necesidad de disponer de estos dispositivos de reanimación cardíaca. Precisamente, en la localidad fronteriza de La Jonquera, una mujer de avanzada edad (84 años) sufrió una parada cardiorrespiratoria. Dos agentes de la Policía Nacional, que estaban almorzando en el Restaurante Sol, observaron que un hombre de unos 80 años empezaba a dar golpes a una mujer para que reaccionara ya que le costaba respirar. Al ver que el hombre, que era francés, empezaba a gritar y pedía ayuda se acercaron rápidamente. “No dudamos ni un segundo” dice Iván Jesús, que rápidamente empezó a aplicar el protocolo llamado PAS, que consiste en proteger, avisar y socorrer. Comprobaron, explican los agentes, que la mujer empezaba a perder la conciencia y que no podía respirar y hasta vomitaba. Por todo esto, entre los dos agentes cogieron a la mujer y la pusieron en el suelo en posición de seguridad.

Miguel, el otro de los policías que intervino, recuerda que la mujer estaba muy débil al tomarle el pulso y rápidamente empezó a realizarle las maniobras de reanimación. Por otro lado, en paralelo, como recuerda, Iván Jesús llamó al teléfono 112 para activar una ambulancia y al mismo tiempo, “tenía el médico al teléfono que nos decía cómo estaba la mujer y qué le podía pasar”. Al mismo tiempo, el agente tuvo otra función que en situaciones así es complicada como es “intentar tranquilizar al marido”.

Miguel siguió haciéndole la reanimación en ausencia de un desfibrilador próximo, ya que la mujer entró en parada cardíaca. Recuperó la conciencia y, mientras todo esto duraba, los dos policías no se quitaban de la cabeza una imagen: un pastel que ponía 60 años encima de la mesa de la pareja auxiliada. Ese día, el 18 de julio, hacía 60 años que se habían casado y habían ido a la Jonquera. Son de Perpinyà y decidieron pararse en el Restaurante Sol a celebrarlo.
La mujer, que se llama Louise, de 84 años, después fue atendida por el SEM y la evacuó al hospital de Figueres. Había sufrido un infarto de miocardio, ya que es una mujer que padece de problemas de corazón. Los dos agentes, unos días después de los hechos, se mostraban contentos de haber podido salvar una vida y es que, como recuerdan, y también se lo dijeron desde el SEM, es muy importante los primeros minutos ante un hecho, y su actuación había permitido que la mujer sobreviviera. Explican que la pareja les dio las gracias, uno de los reconocimientos más agradecidos por los policías.

Iván Jesús y Miguel recuerdan que como policías han recibido la formación necesaria para poder ayudar en caso de que alguien padeciera un ataque de corazón o se ahogara, entre otros. Y Miguel recuerda que hace poco se ha vuelto a reciclar haciendo otro curso de este tema. Iván Jesús, además, destaca que siendo policía nacional no es la primera vez que salva una vida, lo hizo con una niña de tres años que se ahogaba en Ceuta.

Pie de foto: Iván Jesús y Miguel, los dos miembros del CNP que auxiliaron a la turista francesa.