Aleix Prat, jove investigador de l’Institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer de Barcelona és cap de servei d’Oncologia Mèdica de l’Hospital Clínic de Barcelona i també, membre fundador de Barcelona Salut. En una entrevista a Diario Médico parla sobre les noves teràpies en el càncer de mama i noves estratègies a seguir que ell mateix ja està provant.

Aleix Prat, del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (Idibaps), en Barcelona, centra sus esfuerzos en identificar los mecanismos de resistencia hormonal en el cáncer de mama que dan lugar al fenotipo denominado HER2-enriquecido (HER2-E), y en diseñar estrategias para superarlos.

El proyecto se centra en la evaluación del impacto de los subtipos intrínsecos en el contexto clínico y la identificación de mecanismos de resistencia a tratamientos en los tumores hormonosensibles. “Consiste en buscar biomarcadores biológicos o moleculares que nos ayuden a tomar mejores decisiones terapéuticas“, indica a DM el propio Prat, y añade que “el fenotipo HER2-E está emergiendo como un biomarcador que nos identifica un tipo de tumores que no responden a la hormonoterapia y que tienen un mal pronóstico”.

El fenotipo HER2-E está emergiendo como un biomarcador que identifica tumores que no responden a hormonoterapia”

Por lo tanto, es necesario buscar nuevas estrategias terapéuticas para este grupo de pacientes, añade el científico. “Afortunadamente, disponemos ya de una herramienta genómica que analiza medio centenar de genes y que nos permite identificar este grupo de pacientes”.

El científico catalán fue uno de los ganadores de los III Premios Jóvenes Investigadores, de la Fundación AstraZeneca -entregados hace tres meses, y de los que informó diariomedico.com-, en la categoría de Oncología por su Estudio del fenotipo HER2-enriquecido en cáncer de mama HER2-negativo. Para continuar su trabajo, contará con una beca de 20.000 euros otorgada por la fundación.

Prat reconoce que “el apoyo a los futuros científicos tiene un valor incalculable a medio/largo plazo”. En su caso, este premio refuerza una línea de investigación que espera que tenga un impacto clínico en un futuro no muy lejano.

Estrategias terapéuticas

Dentro de las estrategias que se pueden llevar a cabo para combatir esta enfermedad, Prat destaca que “los tratamientos que se están evaluando en la actualidad contra el fenotipo HER2-E son las terapias dirigidas contra el receptor de andrógeno, la immunoterapia, los fármacos anti-microtúbulo y, finalmente, los inhibidores de una proteína que se llama EGFR o HER1″.

De cara al futuro, el joven científico explica que la investigación actual y futura pasa por entender la heterogeneidad biológica del tumor y la búsqueda de terapias dirigidas contra estas alteraciones biológicas. “Es esencial realizar más investigación clínica mediante ensayos que nos ayuden a entender si un tratamiento, y también un biomarcador, funcionan o no”.

Es esencial realizar más investigación clínica mediante ensayos que nos ayuden a entender si un tratamiento funciona o no”

Prat reconoce que la principal causa que le empujó a ser investigador fue “una necesidad intrínseca por ayudar a mejorar a las personas“. El investigador no es ajeno a los problemas económicos que tiene el colectivo científico en el panorama nacional ni a la falta de estabilidad, pero insiste en que “lo que necesita un joven investigador hoy en día es perseverancia, dedicación, ambición y muchas ganas de colaborar”.

En la actualidad, Prat trabaja en la implantación y desarrollo de plataformas genómicas aplicables en la práctica clínica, participa en estudios prospectivos y retrospectivos en los que se analizan los genomas de los tumores, la validación de biomarcadores genómicos predictivos y/o pronósticos en ensayos clínicos, y evalúa datos de expresión génica para identificar nuevos mecanismos de sensibilidad/resistencia a fármacos y/o nuevas dianas terapéuticas.